- Publicidad -

El Prof. Marcelo Mendoza nos cuenta detalles de la “nueva realidad” del tenis en Cultural.

 

- Publicidad -




El tenis es una de las primeras disciplinas que empezó a funcionar en la ciudad de Crespo, practicándose, con todos los recaudos necesarios en este tiempo de pandemia, en las canchas de la Asociación Deportiva y Cultural.

Los primeros movimientos de la disciplina, más allá de la parte estrictamente recreativa, fueron con clases particulares  todos los días en un amplio rango de horarios. Primero fueron clases particulares, y después se habilitaron las clases grupales. Las primeras estuvieron a cargo del Prof. Marcelo Mendoza y se sumó nuevamente después el Prof. Nicolás Ríos.

Los horarios se coordinan a través de la Secretaría del Club. Solo socios pueden practicar. Ese es el único requisito.

La “nueva realidad”

Mendoza contó detalles de cómo se adaptaron, jugadores y profes, a esta “nueva realidad”.

Destacó que “En mi caso estoy trabajando con la Escuela de lunes a jueves, seis horas por día, de a cuatro chicos como máximo por vez, que es lo que permite el protocolo. Cada uno tiene su silla, se aplica el distanciamiento, alcohol en las manos al entrar y al terminar la actividad, es decir, tenemos todos los cuidados que tenemos que tener. El resto es bastante parecido a como veníamos moviéndonos. Cambiamos algunos ejercicios puntuales, evitamos las filas, por ejemplo, y al ser todo más reducido los chicos se cansan un poco más, no estaban tan acostumbrados, pero fuera de eso todo es muy parecido a la situación que teníamos habitualmente en los entrenamientos”.

Mendoza reconoció que “En lo particular sí me complicó la reducción del número de chicos, porque trabajábamos normalmente con entre seis y ocho a la vez, ahora tengo que sumar más horas para que puedan entrenar la misma cantidad. Ese es tal vez el principal cambio, pero no es nada a lo que uno no pueda adaptarse. Lo que sí nos está pasando ahora es que hay chicos que se están quedando afuera de las prácticas, porque no nos alcanzan los horarios y días al trabajar con grupos reducidos. Estamos haciendo actualmente de 10.00 a 12.00 y de 14.00 a 18.00 en lo que es Escuela. También dedico tiempo después a las clases particulares pero con adultos”, aclaró.

Miedo no, respeto sí

En relación a los consejos que da a sus dirigidos, Mendoza comentó que “Les inculco que hay que perder el miedo pero sí tenerle mucho respeto al virus y cuidarse, que es lo fundamental. A eso lo pregonamos todo el tiempo”.

Mirando hacia adelante, dijo que “Ojalá a partir de septiembre todo vaya aclarándose, una vez que pase el frío y el invierno. Esperemos que de a poco todo mejore. El virus está y seguirá estando, hay que aprender a convivir con eso. Al miedo hay que perderlo y buscar, con todos los cuidados pertinentes que aconsejan los especialistas, llevar una vida lo más normal posible. El deporte ayuda mucho y por eso estamos contentos de aportar nuestro granito de arena desde nuestro lugar en este momento tan complejo”, reconoció.

Deja un comentario