- Publicidad -

El presidente electo dio su punto de vista sobre el escándalo que vive el senador peronista por Tucumán

El presidente electo, Alberto Fernández, se refirió a la denuncia por violación contra el senador peronista por Tucumán, José Alperovich, de parte de su sobrina.

«Espero que se investigue, si la denuncia es cierta, es muy grave», expresó el referente del Frente de Todos (FDT), integrado principalmente por el PJ y el kirchnerismo del que forma parte el exgobernador de Tucumán.

Se trata de la primera vez que el presidente electo habla sobre el tema luego de la denuncia presentada el viernes y ratificada ayer tanto en los tribunales de Tucumán, como en los de la Ciudad de Buenos Aires ya que los abusos habrían ocurrido en ambas jurisdicciones.

Luego de negar los hechos y contar que había sido extorsionado por la denunciante, Alperovich pidió licencia en su cargo en el senado que vence el 9 de diciembre de 2021.

El senador nacional y exgobernador peronista presentó ayer un pedido de licencia en su banca con el fin de dedicarse a «desbaratar» lo que consideró una «infamia» y «reparar su honor», informaron fuentes parlamentarias.

La denuncia

El viernes pasado se hizo pública una denuncia penal contra el senador y tres veces gobernador de Tucumán por presunta violación. La acusadora es una joven de 29 años pariente de Alperovich que, además, trabaja en las oficinas de la otra senadora peronista por Tucumán, Beatriz Mirkin.

A partir de su denuncia fue licenciada por las autoridades del Senado y cuando se reincorpore será destinada a otra repartición de la Cámara, se indicó ayer.

La mujer ratificó ayer la denuncia ante la fiscal tucumana María del Carmen Reuter y queda pendiente ese trámite en la Justicia federal porteña, donde también se radicó una presentación contra el senador.

Milagro Mariona, quien actúa como vocera de la mujer, dijo: «Fuimos con mucha ansiedad de saber cómo iba a ser el encuentro con la fiscal, pero ella se sintió muy bien y se cumplieron todos los procedimientos para garantizar el buen trato y la no revictimización».

Añadió: «Estamos en un momento donde se tiene en cuenta la voz de la víctima y ahora hay que confiar» y advirtió: «Nos genera temor la decisión de la política porque la Justicia es lenta y si no se toman las medidas pertinentes en el Senado esto puede quedar impune».

En tanto, el abogado de la sobrina del exgobernador Alperovich anunció hoy que cuando corresponda en el trámite del proceso pedirá «la pena máxima de 15 años» de prisión.

El descargo de Alperovich

«A fin de dedicar mi esfuerzo y mi tiempo a desbaratar la infamia, aclarar la verdad, y reparar mi honor, le pido expresamente que me confiera licencia en mi honorable cargo», dijo Alperovich en un comunicado difundido ayer.

El pedido de licencia de Alperovich, de todos modos, debe ser autorizado por el pleno de la Cámara. La próxima reunión parlamentaria se hará mañana y servirá para tomar juramento a los legisladores que se incorporarán al Senado desde el 10 de diciembre.

En la misiva, Alperovich se consideró «víctima de denuncias promovidas» en su contra y aseguró que «la imputación es absolutamente falsa» lo que, resaltó, demostrará «a la corta o a la larga ante la Justicia».

Con la salida del legislador tucumano, quien unos días antes de la denuncia había anunciado su integración al unificado bloque Justicialista a partir del 10 de diciembre, la futura bancada oficialista perderá un parlamentario durante el tiempo que dure la licencia.

En principio, el peronismo quedaría con 38 senadores, apenas uno por encima del quórum propio.

La doble denuncia

El viernes, una sobrina segunda del senador nacional presentó una denuncia por abuso sexual en contra del exgobernador de Tucumán en los tribunales locales y en la Unidad Fiscal Especializada de Violencia contra las Mujeres (UFEM), en Buenos Aires.

La joven, de 29 años, a través de una carta abierta, publicada por el diario La Gaceta, de Tucumán, contó los abusos que según ella sufrió de parte de Alperovich.

Mariela Labozzetta, titular de la UFEM, confirmó que la denuncia también fue presentada allí, ya que los abusos ocurrieron en Tucumán y en la ciudad de Buenos Aires, y se espera que un juez ordene las medidas de protección solicitadas por la joven.

La denunciante dijo en la carta: «No escribo para convencer a nadie de nada. Estoy aquí contra la opresión del silencio y por la necesidad de recuperar mi vida, de sanar llamando a las cosas como son, sin suavizarlas ni teñirlas, poniéndole al monstruo nombre y apellido. Cuando no le ponés nombre, no existe».

«El mío se llama José Jorge Alperovich, mi tío segundo y jefe, por quien fui violentada sexual, física y psicológicamente desde diciembre del 2017 hasta mayo de 2019. Durante un año y medio sufrí violaciones a mi integridad física y sexual. El avasallamiento fue demoledor. Tanto que ni siquiera pude ponerlo en palabras. Él oscilaba libre y cómodamente en los tres escenarios ante los que me posicionaba: el familiar, el laboral y el del horror de la intimidad que me forzaba a vivir con él», relató.

Miembros del Frente de Todos, como los diputados Felipe Solá y Victoria Donda, entre otros, pidieron a Alperovich que se tome licencia mientras avanza la denuncia. También se hicieron eco del pedido el legislador Leonardo Grosso y la electa diputada por el Frente Renovador Malena Galmarini.

El vicegobernador de Tucumán, Osvaldo Jaldo, se solidarizó con la sobrina del senador. Dijo que no tiene dudas sobre «la gravedad de lo ocurrido» y reclamó a la justicia que trate la cuestión «en el menor plazo posible».

Y el ministro de Justicia y Derechos Humanos de la Nación, Germán Garavano, calificó como «un hecho grave que genera mucha preocupación» la denuncia de violación y agregó que si los episodios sucedieron como relató la acusadora «merecen el más profundo repudio»

(Uno)

Deja un comentario