Integrantes de Así Basta celebraron el reciente fallo judicial de Casación, e instaron a denunciar hechos similares. “Esta es una condena ejemplificadora”, sentenciaron.

La Cámara de Casación N°1 de Paraná, presidida por Alejandro Cánepa, decidió, por unanimidad de criterios y de votos, rechazar el recurso de casación interpuesto por el defensor del cura Justo José Ilarraz y en consecuencia confirmar la sentencia del 21 de mayo de 2018.

Al respecto, integrantes de la Asociación Contra el Abuso Sexual en la Infancia, celebraron el reciente fallo judicial a través de Elonce TV e instaron a denunciar hechos similares. “Esta es una condena ejemplificadora”, sentenciaron.

- Publicidad -

“Celebramos que la Justicia dé lugar a estas denuncias por estos perversos seriales que tanto daño han hecho, y siguen haciendo a nuestros niños”, indicaron Norma Romero, María Inés Barsanti, Lisa Emeri y Enrique Miño de Así Basta.

Y en ese sentido, valoraron la decisión de Casación de continuar con la medida impuesta por el Tribunal que lo condenó, respecto de mantener la prisión preventiva domiciliaria con tobillera electrónica hasta tanto la condena quede firme.

“Por lo menos, no podrá salir a seguir cometiendo sus fechorías”, indicaron desde Así Basta, al tiempo que remarcaron: “La impunidad de la que venía gozando este perverso, se va resquebrajando”.

“Esta es una condena ejemplificadora, porque hace que de alguna manera, nuestros niños y adolescentes, estén un poquito más seguros”, subrayaron. “Para que las victimas de otros abusadores se animen a hablar, porque de esa manera también estamos haciendo prevención, para evitar que estos perversos sigan cometiendo estos abusos contra otros niños”, insistieron desde la ONG que lucha contra el abuso infantil.

Y en ese sentido, valoraron que, “Entre Ríos es una de las provincias en las que se ha visibilizado la perversidad de muchos abusadores, en el caso de Ilarraz fue el puntapié inicial y le siguieron Gaviría y Moya”. También mencionaron el caso de Javier Broggi, respecto del cual, desde hace un año y dos meses que esperan que el STJ ratifique la condena.

La condena

El 21 de mayo de 2018, la Justicia condenó al cura Ilarraz a 25 años de cárcel al hallarlo responsable del delito de promoción a la corrupción de menores agravada por ser encargado de la educación -en cinco hechos- y del delito de abuso deshonesto agravado por ser encargado de la educación -en dos hechos-, y le impuso la accesoria de prisión preventiva hasta que la sentencia quede firme, aunque no lo envió a la cárcel, sino bajo la modalidad de arresto domiciliario, que el sacerdote cumple en un sexto piso de un edificio de departamentos ubicado en Corrientes al 300 de Paraná.

(Elonce)

Deja un comentario