El Tribunal de Juicio y Apelaciones de Gualeguaychú condenó a 8 años de cárcel al abogado Gustavo Rivas por uno de los casos a los que llegó a juicio. Fue absuelto de los otros hechos denunciados.

El Tribunal de Juicio y Apelaciones de Gualeguaychú condenó a ocho años de cárcel al abogado Gustavo Rivas por el delito de promoción a la corrupción; en tanto que fue absuelto por la acusación de prostitución de menores, supo Elonce.

- Publicidad -

Por unanimidad, los jueces Alicia Vivian, Arturo Dumón y Mauricio Derudi, resolvieron condenar al abogado de Gualeguaychú a la pena de ocho años por sólo uno de los casos a los que llegó a juicio; en tanto que fue absuelto por el beneficio de la duda y por prescripción en los otros hechos denunciados.

Durante la lectura del adelanto de sentencia, la jueza Vivian consideró que fueron “probados por el grado de certeza los casos” que llegaron a juicio, que los denunciantes “no persiguieron la venganza y perjuicio a Rivas, sino la búsqueda de paz por hechos que los perturbaron en su niñez”.

“Los relatos fueron lógicos, sólidos, espontáneos, sinceros”, aseguró la magistrada, al tiempo que los calificó de “compatibles y corroborables, no solo entre sí, sino también en cuanto a los lugares en los que ocurrieron”: la casa de Rivas, los días viernes por la noche.

Para el Tribunal, las declaraciones de los denunciantes fueron “creíbles y veraces” para ser considerados como prueba durante el proceso.

Fue así que tras escuchar cada uno de los testimonios, los jueces entendieron que el comportamiento de Rivas fue parte de un “plan desarrollado para satisfacer sus deseos sexuales”.

“Al ser considerado un hombre destacado en la ciudad, por su erudición, esto le permitió insertarse en los ambientes de menores, donde podía orientar su accionar a niños de edades tempranas, lo que le permitía conocer costumbres y necesidades, donde desplegó sus dotes seductores en post de lograr satisfacer sus propios deseos sexuales”, expuso la magistrada.

“Vamos, que Gustavito nos da la plata para salir”, fue uno de los testimonios de la jueza Vivian replicó en el adelanto de sentencia. Según quedó acreditado en el juicio, Rivas abusaba del “sentimiento de confianza” de sus víctimas, y una vez captados, los sometía a su dependencia, sexual y económica.

“Rivas, en todos los casos, logró captar la confianza de los menores para abusarlos y convirtió a esos niños en sus fetiches para alcanzar su satisfacción sexual”, remarcó la magistrada. “Los hechos existieron y Rivas fue su autor”, sentenció.

Los fundamentos de la sentencia se conocerán el 5 de junio a las 12 horas. (Elonce)

Deja un comentario