- Publicidad -

El oriundo de Crespo contó cómo pasa sus días a más de cuatro meses de su alejamiento de Vélez y en qué se fija a la hora de definir su camino como técnico. Además, confesó: «No me veo toda la vida siendo entrenador».

Gabriel Heinze reapareció en los medios este jueves, rompiendo un largo silencio posterior a su salida de Vélez poco antes del parate por coronavirus. Sin trabajo y con su nombre sonando en nuevos horizontes, el Gringo repasó sus principios y soltó las condiciones que pone sobre la mesa previo a aceptar conducir a un plantel.

- Publicidad -




«Antes de agarrar un equipo analizo todo. El fútbol no es solamente lo táctico, hay futbolistas, personas. Uno va analizando muchas cosas para poder desarrollarlas en el día a día. Cada entrenador tiene sus formas, sus ítems. Lo más importante es el que va a confiar en vos. Es fundamental ver por qué confía en vos, por qué te elige, y vas viendo si podés ayudar, si podés hacerlo», le dijo a Zona Mixta de FM Éxodo de Nogoyá.

«Tuve entrenadores que me han marcado cosas, la forma de sentir el fútbol. Estuve con (Marcelo) Bielsa, con Luis Enrique, que es uno de los tipos más valiosos del fútbol. Tengo el privilegio de que cuando los necesito o cuando llamo, me atienden el teléfono. Cuando pasa el tiempo y te atienden el teléfono con amabilidad, te das cuenta del camino que hiciste como persona, además de ser un futbolista reconocido», remarcó, y reconoció: «Estoy viendo fútbol ahora porque lo he dejado mucho mientras estaba trabajando. No tengo un equipo especial para ver. Se ve de todo. De todo se saca cosas y se aprende. Vi a Leeds. Da cada vez un paso más hacia lo que se merece y eso es algo muy bueno. Marcelo es un entrenador de los nuestros, uno lo ha podido conocer».

Sobre su crecimiento como estratega, reflexionó: «Uno va asimilando cosas. Las cosas que hice en Godoy Cruz no las hice en Argentinos y las que hice en Argentinos, no las hice en Vélez. Uno tiene que crecer. Lo único que sé es que voy a hacer lo que siento y aquello para lo que esté capacitado, sea mucho o poco». Pero igual aseguró ni tener sueños de Selección: «No pienso en dirigir la Selección Argentina. Esas cosas se dan, son tan grandes que uno no las debe pensar ni trabajar para eso».

Sobre cómo se toma las responsabilidades de su rol, Heinze dijo: «Me gusta mucho esto. Me gusta lo que hago. Soy un privilegiado de poder dedicarme a lo que me gusta y debo tener muchísima responsabilidad. Eso te lleva a un desgaste importante. No me veo toda la vida siendo entrenador, por todas estas cosas. No sé si voy a encontrar lugar en otra rama del fútbol, nunca me puse a pensar. Sentí que esto lo podía hacer lo mejor posible y por eso me dediqué a esto, pero no sé si voy a poder estar siempre en este lugar. Siempre vas a luchar contra cosas y personas, es parte del trabajo del entrenador. Yo tengo una forma de pensar y voy a hacer las cosas así. Sé muy bien lo que puedo llegar a aceptar pero también sé muy bien lo que no acepto».

Deja un comentario