Los familiares de un concordiense de 46 años, fallecido esta semana, comunicaron que el hombre fue atacado por una bacteria denominada SARM (estafilococo aureus resistente a la meticilina). Buscan advertir a la comunidad.

Carlos Romero falleció a los 46 años en Concordia, tras ser tratado por una neumonía que resultó ser fulminante. Después de su muerte, familiares comunicaron que fue atacado por una bacteria denominada SARM (estafilococo aureus resistente a la meticilina).

- Publicidad -

Lo más grave de su caso, según sus familiares, es que se enfermó en la comunidad, sin haber viajado a ningún sitio de riesgo ni visitado hospital o centro de salud alguno. Con lo cual, pretenden poner en conocimiento y advertir a los concordienses ya que se trataría del primer caso en esa localidad entrerriana.

“Aparentemente, fue una cortadura en la piel, una pequeña lesión donde se contagia con la bacteria peligrosa que después se le mete al torrente sanguíneo por un vaso y le causa bacteriemia, infección de la sangre por esta bacteria. Al recorrer su cuerpo se le aloja en los pulmones generándole una neumonía”, explicó a El Sol, José, el cuñado de la víctima.

“No fue una enfermedad común de un neumococo normal, esa bacteria llamada estafilococo aureus le generó la neumonía, con la particularidad de que esa bacteria es resistente a la meticilina, los antibióticos con que se trata, y en consecuencia fue letal, una bacteria que no tiene cura“, precisó el familiar de la víctima.

“Nosotros tuvimos que investigar y aprender para ver donde estábamos parados, para todo el mundo esto es nuevo, porque al ser resistente al grupo de antibióticos no hay forma de tratarla“, remarcó.

El familiar de Romero recordó que el hombre estuvo internado en terapia intensiva, y que “todo el tratamiento que le efectuaron fue inútil”.

“A esa bacteria la tenemos todos, es la que genera los granitos, pero no es agresiva. El problema es que esa mutación de esa cepa que contrajo él -y no sabemos de dónde- resiste a cualquier antibiótico”, explicó.

La lesión del primer síntoma fue similar al de una picadura de una araña y lo diagnosticaron por eso. En cuanto al tratamiento, explicó que fue el correcto, le recetaron los medicamentos acordes a la neumonía pero la bacteria fue resistente.

“Carlos falleció en tan solo 10 días, la neumonía fue necrosante y lo fulminó, le salían tres litros de pus por día, esto es tremendo”, remarcó José.

“Es el primer caso en Concordia”

“Lo que nosotros queremos aclarar, advertir y generar conciencia es que Carlos la contrajo en la comunidad no en el hospital ni en el sanatorio, es el primer caso en Concordia, aparte él nunca viajó, ni estuvo en contacto con enfermos, ahí es que hacemos la advertencia es algo para lo que todavía no estamos preparados”, detalló.

“Hoy la OMS hace una advertencia a través del Instituto Malbrán para que estemos preparados, principalmente las guardias de los hospitales”, indicó.

Por último, insistió en que Carlos era un hombre sano y trabajador, se domiciliaba en Quintana y Humberto Primo y era muy estimado por sus vecinos. “Él era un hombre sano, no tenía ningún tipo de deficiencia inmunitaria, era un trabajador, no tenía hijos. La bacteria SARM está entre nosotros, él fue el primer caso, lo determinaron en los últimos cultivos, el acta de defunción dice que falleció por una bacteremia generada por la bacteria SARM”, concluyó.

¿Qué es el SARM?

SARM son las siglas del Staphylococcus aureus resistente a la meticilina. El Staphylococcus aureus es un tipo de bacteria con multitud de cepas diferentes.

Muchas de las cepas de las bacterias del género estafilococo son bastante frecuentes. La mayoría de la gente tiene bacterias de este género viviendo sobre la piel y/o dentro de la nariz sin que les provoquen ningún problema. Si estas bacterias entran en el interior del cuerpo de una persona, a través de un corte, una rozadura o una erupción, pueden provocar infecciones cutáneas sin importancia. La mayoría de ellas se curan solas si se mantiene la herida limpia y cubierta. A veces los médicos recetan antibióticos para tratar las infecciones por estafilococo más rebeldes.

Lo que distingue el SARM de las demás bacterias del mismo género es que esta especie ha desarrollado una resistencia a los antibióticos que suelen utilizar los médicos para tratar las infecciones por estafilococo. (La meticilina es un tipo de antibiótico; por eso, esta cepa recibe el nombre de «resistente a la meticilina»).

Las infecciones cutáneas por SARM se suelen desarrollar alrededor de llagas, úlceras o heridas abiertas, como cortes, rozaduras o picaduras; pero también pueden aparecer en zonas de piel intacta. Se forman bultitos o protuberancias que se hinchan y duelen y que a veces supuran líquido o pus. Algunas personas también presentan fiebre. (ElSol)

Deja un comentario