Participaron chicos de categorías 2012, 2013 y 2014 de los clubes de Crespo y de la Escuela de Fútbol El Biguá. Buen mensaje para los chicos, pero fundamentalmente para los grandes.

 

- Publicidad -

El viernes 30 de noviembre en la cancha principal de la Asociación Deportiva y Cultural se llevó a cabo una interesante propuesta denominada “Fútbol por la amistad”. Participaron chicos de categorías 2012, 2013 y 2014 de los clubes de Crespo y de la Escuela de Fútbol El Biguá.

El objetivo fue bajar un mensaje a los chicos pero fundamentalmente a los papás en contra de la violencia y de las presiones, para entender la importancia de que los peques disfruten de esta etapa de sus vidas deportivas, simplemente, jugando, sin importar el resultado deportivo.

El Profesor Joselo Rodríguez fue mentor de la propuesta y explicó que “La premisa fue bajar los decibeles y que los chicos se diviertan, trabajar contra la violencia pero de manera indirecta, dándole a los chicos la posibilidad de jugar. Cultural, Unión, Sarmiento y El Biguá trajeron sus chicos y la idea fue mezclarlos sin importar el resultado. La idea era hacerlo informal, los clubes dieron el ok rápido y en una semana armamos todo. Todos demostraron que todos quieren que los chicos se diviertan y trasladar esa tranquilidad a los grandes”.

 

Fútbol y presiones

Sobre la realidad que se vive alrededor del fútbol, Rodríguez opinó que “Estamos muy mal acostumbrados en el fútbol a pensar que el éxito es solo la victoria, no puede ser así. Los chicos tienen que estar felices, contentos, compartiendo, debemos tener todos ese mismo objetivo. Con esta propuesta apostamos a concientizar a los chicos adentro de la cancha y a los padres afuera. Lo que pasó en River y Boca recientemente con la final de Copa Libertadores y los incidentes dolió mucho a todos, no es un lindo ejemplo el que les estamos dando a las nuevas generaciones, con tanta violencia, y esto es una contracorriente, es una tarde de fútbol que ofrecemos pero sacando presiones, juntándonos a divertirnos”.

Joselo planteó que “Por esta profesión recorro muchos lugares, estadios, y noto mucha presión de los padres. Está todo muy pervertido, parecería que solo importa que los chicos ganen, y los chicos bajo presión no aprenden. Transmitir los valores debe ser el objetivo. No todo es ganar, ni en el fútbol ni en la vida”.

Tarjeta verde

El profe resaltó además la inclusión de la tarjeta verde en la jornada: “Trabajamos la tarjeta verde también, que a diferencia de la roja o la amarilla, se aplica en el fair play, ante un buen gesto, ante el juego limpio. Ya hay casos en el país, se está bajando esa línea para pensarla a esta tarjeta para implementar valores en los más pibes. Como complemento, y a modo personal, les pediría a los padres que la pregunta cuando sus chicos llegan no sea si ganaron, sino si se divirtieron. Hay que alentarlos, ayudarlos, acompañarlos, no presionarlos”.

Deja un comentario