Con éxito rotundo finalizó el Campeonato Argentino de Tercetos de Tercera Categoría que se realizó en las canchas de piso sintético del Centro Recreativo y Cultural Ferroviario.

Se consagró el representativo de la Federación de Bochas de Chaco (foto), que venció en la final a Córdoba 15 a 9. Más allá de la diferencia que muestra el resultado final, el partido decisivo tuvo a dos rivales muy parejos y un resultado cambiante.

- Publicidad -

De hecho, en varios tramos estuvo arriba el elenco cordobés (3-2, 7-5 y 9-7). En ese momento todo cambió, porque Chaco encontró su momento para primero pasar de estar dos puntos abajo, a ganarlo 10 a 9. Y mostrando cada vez más precisión para manejar las diferentes situaciones de partido, lo terminó ganando 15 a 9 tras 3 horas de un emocionante partido.

En semifinales, Chaco le ganó 15-12 a Buenos Aires y Córdoba a Entre Ríos 15-11. Para Chaco jugaron Leandro Godoy, Franco Brest, Ramón Alderete y Carlos Werich, siendo el entrenador Cristian Zapata. Córdoba tuvo en su plantel a Ramiro Quinteros, Marcelo Barbero, Facundo Capdevila y Alberto Cipolatti. D.T.: Federico Ghelfi.

Una de las particularidades del elenco campeón es que su figura, Hugo Serrano, no pudo ser de la partida por algunos problemas administrativos, relacionados con la documentación a presentar exigida por la Confederación Argentina de Bochas.

En consecuencia, horas antes del debut hubo cambio de planes. La situación obligó a que el presidente de la Federación chaqueña, Carlos Werich, pasara a formar parte del plantel como jugador suplente, pasando al terceto titular Ramón Alderete.

Nada de eso los frenó. Por el contrario, se fueron consolidando con el correr de los partidos hasta terminar levantando la copa en el partido decisivo.

Fue un excelente torneo, adentro y afuera de las canchas. Con jugadores y dirigentes que estuvieron a la altura de las circunstancias para poder decir “Misión cumplida”.

Ganó el deporte. Ese es el trofeo más importante, principalmente para los organizadores, que asumieron el desafío de armar un torneo que en realidad tenía a Bahía Blanca como plan A. Ante la decisión de esa ciudad de bajarse de la organización, le tocó al “Ferro” el desafío. Ante la propuesta de la Confederación Argentina, el “sí” marcó un inmediato “manos a la obra”. Y el resultado fue fantástico.

Fue una muestra de que adentro y afuera de las canchas, Ferroviario se está convirtiendo en una entidad que es ejemplo ya no solo en la provincia, sino en el país. Con canchas nuevas, con la organización de un campeonato argentino y la hermosa sensación de saber que no hay sueños imposibles, que cuando se trabaja de manera seria y profesional, los resultados, más temprano que tarde, llegan.

Deja un comentario