- Publicidad -

75º Aniversario de la Escuela Nº 137 Victoria de Maipú de Aldea Santa Rosa.  

Este 31 de julio la Escuela Nº 137 Victoria de Maipú, ubicada en Aldea Santa Rosa, festejó un nuevo aniversario. Nació en 1945, funcionando en sus comienzos en un galpón prestado por una familia, para luego ser trasladada a una precaria capilla que los colonos construyeron para profesar su fe. Por último, mientras se construía la escuela en donde se encuentra actualmente, y porque también se estaba construyendo la nueva iglesia, volvió a funcionar nuevamente en una casa de familia. Recién el 18 de agosto de 1951 se inauguró el actual edificio escolar.

- Publicidad -




Silvia Gunther fue designada como directora con grado a cargo el 14 de febrero de este año, teniendo hoy, además, la secretaría y dos grados. A menos de un mes de trabajo, con poco de conocerse con docentes y alumnos, se generaron los problemas que trajo la pandemia, por lo que todo pasó a ser virtual, por WhatsApp.

Los docentes tienen un grupo por grado, mandan a los papás fotos de las actividades o un PDF y ellos envían las devoluciones, por el mismo sistema. La institución tiene 43 chicos. En Nivel Inicial (4 y 5 años) son 12 niños con su maestra; de 1º a 6º un total de 31 niños, a cargo de tres maestras. Cada maestra tiene dos grados a cargo. También cuentan en la entidad con un Profesor de Educación Física y una de Tecnología, que comparten horas en otras escuelas de Crespo. El objetivo es llegar a todos los niños de la mejor manera posible y que a pesar de todo sea un año lectivo provechoso.

La ayuda de la Junta de Gobierno y la cooperadora permite a los directivos ir realizando actividades de mantenimiento, para que la escuela funcione y esté en buenas condiciones. Los chicos se amoldan bien y los padres colaboran. Es de destacar la ayuda incondicional de los papás, que trabajan junto a los niños.

 

Aniversario especial 

Este aniversario es especial y los chicos van armando actividades alusivas en las condiciones actuales que genera la pandemia. Los de grados más altos hicieron entrevistas a ex docentes y directivos, padres o maestros que han trabajado en la institución. Los de 3º y 4º están realizando maquetas, tienen fotos y videos, dibujos que van realizando, poesías, recitados, todos trabajos a través de fotos y videos que van pasando al Facebook de la escuela.

Santa Rosa se fundó en 1893 y lo primero que se hizo fue una capilla. Allí se dictaron las primeras clases, con maestros particulares. La capilla se fue deteriorando y se empezaron a dar clases en casas particulares, como la de Don Cristóbal Schaab y más tarde en la de Don Juan Schell, donde funcionó la escuela hasta 1950, año en que empezaron a utilizar el actual edificio.

Un nombre que surge una y otra vez en los relatos es el de Jacoba Schonfeld. Ella estaba dando clases como maestra particular y hacia 1945, viendo que tenía muchos alumnos y se dificultaba la tarea, les propuso a los vecinos que se creara una escuela pública. Accedieron con la condición de que nombrarían a las maestras. Ella sería la primera y lograron una segunda incluso. La designación de Jacoba se dio en 1945, el 31 de julio. Está incluso aún en la escuela el acta. Más tarde hubo otros docentes y directores que fueron pasando, todos dejando su huella.

En la escuela está el primer libro de cooperadora, el registro de inscripción de los primeros alumnos, está todo. Es el deseo que se conserve, porque es parte de la historia de la comunidad. Ojalá en algún momento la comunidad pueda encontrarse para celebrar. Hoy la situación sanitaria del país no lo permite.

Recuerdos y anécdotas 

En 1945 en los recreos Jacoba ayudaba a trasladar ladrillos para la construcción de la nueva iglesia. Los docentes además de dar clases enseñaban labores como tejidos y teatro, preparaban las primeras comuniones y fiestas religiosas, mucho más de su obligación desde lo formal. En 1950 se logró dar por finalizada la primera parte del actual edificio, que constó de una casa-habitación y la primer aula. La segunda recién se sumó en 1970 aproximadamente, con el esfuerzo de toda la comunidad.  

En el ‘93 fue el centenario de la aldea y la escuela era el centro de reuniones sociales, ya que no estaba el salón comunitario aún, que se empezó a construir ese año. Todos los miércoles en la escuela había reunión y los vecinos se sumaban. Fue una fiesta espectacular la que se logró, porque unió a la comunidad.

En el ’95, cuando se festejaron los 50 años de la escuela, se vivió una jornada hermosa. Ya un año antes empezaron los preparativos, con datos históricos y el encuentro con la propia Jacoba Schonfeld, que vivía en Villa Carlos Paz en ese momento, y estuvo ese fin de semana en la aldea. Vinieron ex alumnos desde distintos lugares de la Argentina. Fueron al cementerio todos juntos. Jacoba se encontró por primera vez con alumnos que no veía hace muchos años. Iba de la mano con ellos, fue muy emotivo, porque hablamos de alumnos que tenían alrededor de 60 años. Es un hermoso recuerdo de una fiesta que duró dos días por la cantidad de actividades que se programaron. El discurso de Jacoba todavía está guardado, es un gran recuerdo, como lo fue la gran cena que se hizo para compartir.

Los logros son muchos, imposibles todos de recordar. Pero algunos fueron muy importantes, como en el 2005 aproximadamente, cuando se logró la Sala de Informática, con apoyo de la cooperadora.  También en ese tiempo se inauguró el Museo de la aldea, para resguardar la historia propia y la de localidades vecinas.

Deja un comentario