- Publicidad -

El tenista Augusto Prestofelippo habló del tenis en esta nueva realidad que vive la disciplina, habilitada pero con estrictos protocolos en Cultural.

 

- Publicidad -




Los primeros movimientos del tenis en la Asociación Deportiva y Cultural, más allá de la parte estrictamente recreativa, fueron con clases particulares, para dar paso a pequeñas clases grupales después. Los horarios se coordinan a través de la Secretaría del Club. Solo socios pueden practicar.

Augusto Prestofelippo es uno de los tenistas que a base de esfuerzo y constancia en estos años se fue convirtiendo en referente de la disciplina, y explicó que “Tengo 44 años y hace 4 que practico tenis en Cultural con el profesor Marcelo Mendoza. Comencé buscando una actividad física, para la salud, me fui enganchando, entendiendo el juego, peloteando con amigos primero y jugando torneos después. Participé de muchos torneos regionales, en toda la zona. Perdía siempre al principio, después fui sumando confianza y partidos y luego torneos. En ese tiempo pasó de todo, pero lógicamente lo que está pasando ahora nunca había sucedido, es todo nuevo y hay que amoldarse”.

“En mi caso me interesa aprender, mejorar, no ganar por ganar. Pero lo que más extraño es lo social, relacionarme con otras personas, los momentos compartidos, amigos que vas conociendo. Todo eso hoy no está y no se sabe cuándo volverá”, dijo.

Cuarentena doble

El tenista destacó que “Para mí la cuarentena fui doble en realidad, porque estaba desde diciembre lesionado, por un problema de meniscos en la rodilla derecha. Me operé en marzo y recién en junio me dieron el alta. Llevo muchos meses parado. Ahora estoy volviendo al club, me encontré con una comisión responsable, encabezada por su presidente Beltrán Cepeda, redoblando los esfuerzos ante esta nueva normalidad, para cumplir con todos los protocolos, cuidados, planillas, sistema de turnos previos para ocupar las canchas, para que no haya gente esperando o que se crucen, que solo practiquen los que están habilitados. Para todo ese control siempre hay gente de la comisión presente. Ahora estoy una o dos veces con el profe y el resto de los días con amigos, sumando ritmo de a poco. Volví y estoy contento, pero nada es como era antes de la pandemia”, dijo.

Por último, resaltó con optimismo que “Por mi experiencia personal puedo decir que puede jugar al tenis cualquier persona a cualquier edad, es un deporte muy completo, lindo, apasionante, donde siempre hay golpes para corregir, posturas del cuerpo para mejorar, pero lo más importante es que sumás amigos y momentos hermosos que quedan para siempre para el recuerdo. Más allá de las complicaciones de este tiempo, ojalá nuevos tenistas sigan apareciendo en la ciudad”.

Deja un comentario