El pequeño de tres días fue llevado hambriento hasta una comisaría. Había sido abandonado en una caja, junto a una nota que explicaba los motivos. Fue una subcomisaria quien siguió su instinto materno y amamantó al bebé.

Una subcomisario de la localidad de Huerta Grande, en el departamento cordobés de Punilla, siguió su instinto materno y amamantó este viernes a un bebé de apenas tres días de vida que momentos antes había sido abandonado en una caja, junto a una nota que explicaba los motivos.

- Publicidad -

Fuentes policiales indicaron que el episodio se produjo cerca del mediodía de este viernes, cuando una mujer de 39 años llegó a la comisaría de La Falda cargando en sus brazos a un bebé.

Según contó, el pequeño había sido abandonado la noche anterior en la puerta de su casa, dentro de una caja donde se encontraba envuelto en una manta y junto a una nota que explicaba los motivos por los cuales la mamá había decidido dejarlo allí.

Luego de cuidarlo durante la noche, y a la espera que la madre pudiera volver a buscar a su hijo, la mujer decidió acudir a la comisaría más cercana.

Los efectivos rápidamente dieron aviso a las autoridades judiciales competentes y, al mismo tiempo, juntaron dinero para comprar leche, ropa y pañales.

Pese a los cuidados, una pediatra que asistió al pequeño indicó que necesitaba alimentarse. Sin dudarlo, la jefa de la subcomisaría de Huerta Grande Romina Svetac siguió su instinto materno y amamantó al bebé.

Ya calmo y en buen estado de salud, el pequeño quedó bajo la guarda de la Senaf en un hogar sustituto, mientras la Justicia intenta dar con su mamá. (La voz de Córdoba)

Deja un comentario