La Fiscalía adelantó en los alegatos de apertura que pedirá una pena que no excederá los diez años de prisión, teniendo en cuenta que la escala a aplicar en el caso oscila entre los tres y los 11 años de cárcel.

La causa que se sustancia contra el profesor de gimnasia de Viale, Rolando Spoturno, tiene como pilares las declaraciones de las víctimas, debido a que los hechos y las denuncias son independientes entre sí. Tanto en Cámara Gessell como en la audiencia que comenzó a sustanciarse el lunes, las denunciantes realizaron “relatos contundentes” que complicaron al denunciado.

- Publicidad -

Según fuentes judiciales, las menores realizaron un relato coherente de los abusos que habrían sufrido en distintas ocasiones por parte del denunciado.

Se destacó que el relato de las víctimas fue sólido porque puso en exhibición una modalidad o una manera de consumar los abusos que se repetía independientemente de la víctima, del lugar y del momento en el que habrían ocurrido.

La Fiscalía adelantó en los alegatos de apertura que pedirá una pena que no excederá los diez años de prisión, teniendo en cuenta que la escala a aplicar en el caso oscila entre los tres y los 11 años de cárcel.

El debate, que se realiza a puertas cerradas, es presidido por el juez del Tribunal de Juicio y Apelaciones, Alejadro Cánepa.

La querella es responsabilidad de Guillermo Vartorelli y Franco Azziani Cánepa, por una de las denunciantes, y de Iván Vernengo y Damián Petenatti, por otra de las chicas.

La defensa del profesor, que se abstuvo de declarar durante la investigación, está en manos de Raúl Avero y Héctor Cardona, quienes adelantaron que probarán la inocencia de su defendido.

Los testimonios de las denunciantes dejaron en exposición que el imputado del delito de Abuso sexual simple agravado por la condición de guardador, realizaba tocamientos que iban creciendo en intensidad, puesto que en un principio eran realizados muy sutilmente, simulados en el contexto de las actividades físicas que las chicas realizaban bajo la mirada del imputado.

Las fuentes consultadas por El Diario señalaron que los relatos de las supuestas víctimas fueron contundentes y coherentes con lo que manifestaron durante la Investigación Penal Preparatoria (IPP). En este sentido, deslizaron que lo que está en juego en el debate es la entidad de los abusos y la reiteración en el tiempo.

Dos declararon ante los fiscales Cristian Giunta y Laureano Dato y una en Cámara Gessell. Asimismo se añadió que aquellos relatos fueron confirmados y corroborados por los peritos psicólogos que asistieron a las chicas.

Los hechos

El 31 de agosto de 2018 el imputado fue informado del primer hecho que se le atribuyó, que habría ocurrido a mediado de 2017 y la víctima sería una chica que tenía en ese momento 13 años.

El segundo y tercer hecho se les imputó el 10 de abril de 2018, y habrían sucedido en 2015 y durante el invierno de 2016. Las supuestas víctimas tenían 15 y 14 años respectivamente.

En los tres casos, el acometimiento contra las alumnas del gimnasio propiedad del imputado, eran realizados cuando éste y la niña quedaban solos.

El momento elegido para el abuso ocurría cuando las ayudaba a elongar y estirar después de la rutina de gimnasia.

 

Deja un comentario