- Publicidad -

Profundo análisis de los últimos rounds de la eterna pelea entre el Gobierno Nacional y el campo. “Son dos pensamientos distintos, uno productivo y el otro mesiánico”, dijo el Presidente del Consejo de Administración de Cooperativa La Ganadera General Ramírez, Gonzalo Álvarez Maldonado.

 

- Publicidad -




 

“No nos va a temblar el pulso a la hora de cerrar las exportaciones”, lanzó sin titubeos semanas atrás la secretaria de Comercio Interior Paula Español por el aumento en el precio de la carne. Esta amenaza del gobierno nacional, en boca de una funcionaria que responde directamente al Instituto Patria, despertó fuertes reacciones y críticas de entidades del campo y de la industria cárnica.

 
Fue unánime el rechazo del campo y la industria cárnica, entendiendo que se sigue haciendo un diagnóstico equivocado y enfocado a soluciones equivocadas, además de seguir tirando de una cuerda que está por demás tensa, desde un autoritarismo incomprensible.

 
Queda la sensación de que hasta que no se tenga un concepto diferente de lo que es la producción y cómo funcionan los mercados va a ser difícil solucionar los inconvenientes sobre los precios.

 
Está más que claro que ahogar a la producción agropecuaria ya se probó en el pasado y trajo consecuencias negativas para todos los argentinos.

 
El Presidente del Consejo de Administración de Cooperativa La Ganadera General Ramírez, Gonzalo Álvarez Maldonado, opinó en relación a la ya eterna pulseada Gobierno-Campo que “Hoy hay una compulsa que se está dando con el gobierno nacional por dos pensamientos distintos, uno productivo y el otro mesiánico, que es el del gobierno nacional e incluso el de algunas provincias. Hay algunos que están leyendo libros de la década del ’70 y otros que van por la productividad. La gente que va por la productividad entiende que los dólares que están entrando a la Argentina son los del sector agropecuario. En lo ganadero, hay récord de exportaciones en febrero. Con la soja, el 98 por ciento se exporta, y también con la carne, donde hay que tener en cuenta la ecuación que marca que el 80 por ciento de lo que producimos lo consumen los argentinos, pero que el resto se va afuera. Y aclarando siempre que lo que se exporta es lo que ni siquiera consumimos acá, como la vaca vieja o vaca conserva, que va a China”.

 
“Esa compulsa marca que algunos mesiánicos como la secretaria de Comercio, anuncian medidas que irritan, jugando con fuego, recordando el pasado. Los productores están poniendo todo de sí, no faltó alimento en el último año de pandemia y estuvieron accesibles a pesar de la crisis sanitaria y económica que vivimos. Subieron los precios obviamente, pero acompañando todo el periodo inflacionario que vive nuestro país. Considero que es bueno lo que hizo el Estado en la parte sanitaria, pero el problema es que en lo económico estamos mal, con bajos salarios en un país con enorme inflación. Se tienen que abocar a solucionar eso en vez de buscar peleas. En lo agropecuario estamos preocupados pero fundamentalmente ocupados por todo esto, por el tema carnes fundamentalmente. Nada resulta sencillo con la alta presión impositiva, las retenciones del Estado y tantas políticas injustas”, destacó el experimentado dirigente.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here