- Publicidad -

El análisis de la crespense, que visita su ciudad mientras analiza ofertas para continuar su carrera en Europa.

 

- Publicidad -




A mediados del año pasado, en medio de la pandemia y después de pasar unos meses en su Crespo natal disfrutando el tiempo con su familia, Sofía Schell viajó a España y se instaló para jugar con el Córdoba CF, equipo que milita en la segunda categoría del fútbol español.

El ascenso era el sueño del plantel, cuerpo técnico, dirigentes y simpatizantes, y si bien la irregularidad le impidió al equipo terminar de consolidarse y la adaptación no fue sencilla para la crespense, el balance para Sofi, optimista por naturaleza, termina siendo positivo, no solo por lo futbolístico sino por todo lo que conlleva su cambio de vida, llegando al Primer Mundo.

Entiende ella que era el momento para dejar la “zona de confort” que significaba desde lo deportivo la UAI Urquiza, equipo en el que a lo largo de seis años muy productivos para su carrera ganó todo.

Por eso la decisión y el comienzo de otro desafío importante; siendo su primera experiencia en Europa. Atrás quedó Crespo, Buenos Aires, los títulos, las cuatro Libertadores jugadas y un sinfín de anécdotas e historias que el fútbol argentino le dejó.

La decisión de irme a Córdoba en España fue principalmente por entender que era la mejor opción, ya había ganado con la UAI grandes títulos, jugué la Copa Libertadores y sentí que era lo máximo y sentí que era momento de probar allá. Córdoba fue la mejor oferta y por eso la decisión”, reconoció.

Y opinó que “Lo mejor fue conocer un nuevo mundo como es Europa, ya que es increíble todo lo que ofrece. Lo peor es la distancia con la familia, los problemas que surgen y se hacen pesados y difíciles de encaminar estando lejos, pero aprendés a sobrellevarlos. Entiendo que volví con muchos aprendizajes, enseñanzas y cosas nuevas que sirven y mucho para mi vida”.

 

Diferencias

Al comparar el deporte que practica entre la Argentina y Europa, la crespense opinó que “Es diferente el fútbol allá, porque hace muchos años que está en proceso de ser profesional y tiene muchas ventajas, porque hay muchas empresas que apoyan y está todo muy organizado. La Federación paga mucho dinero a los clubes y eso es muy bueno y permite crecer. Hay muchas jugadoras y muchos equipos, todos muy buenos. Todos los entrenadores tienen que tener el título habilitante por ejemplo”.

Sobre su vida en España, destacó que “Viví en una ciudad muy linda, llena de historia, donde hace mucho calor y es muy seca gran parte del año. Tuve un mes de invierno y lo demás fue mucho calor, pero pude recorrerla de punta a punta y me gustó mucho. La gente es muy cálida y sociable y eso es algo para destacar también. Me llamaron mucho la atención las mezquitas y el Puente romano, todo lo que conlleva la historia que encontrás en ese lugar”.

Mirando hacia adelante, aclaró que “Mi idea es volver en un mes más o menos a España, estoy esperando y analizando ofertas, cerrando algunas cosas y aprovechando el tiempo mientras tanto para disfrutar unas semanas con mi familia y mi gente de Crespo, para después volver pero a otro club y otra ciudad. Estoy muy tranquila y con mucha ilusión por todo lo que se venga, que seguramente será lo mejor”.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here