- Publicidad -

Museo Hilando Recuerdos de Aldea Valle María. 

 

- Publicidad -




El domingo 18 de julio el Museo celebró su cumpleaños Nº 7, apostando desde el comienzo al resguardo de la historia, la cultura y los recuerdos.

Este domingo 25 a las 10.30 habrá una visita guiada por sitios históricos. El encuentro comienza en la Plaza Centenario. El recorrido incluye el Templo Inmaculada Concepción, la Chacra 100, el Cementerio, casas históricas y el Museo Regional Hilando Recuerdos; y culmina con una degustación de la gastronomía típica y un sorteo de libros. Cupos limitados, con reserva previa al 343 415 0443.

La dirección es Florida y San Martín y el Facebook: Museo Regional Hilando Recuerdos.

 

¿Qué se encuentra?

El Museo es la casa donde se atesoran objetos, recuerdos e historias de vida de quienes llegaron a estas tierras y – con sacrificio, trabajo y amor – hicieron grande a nuestro pueblo.

Nació por iniciativa del grupo coreográfico Raíces Alemanas, que trabajó arduamente durante más de tres años hasta tenerlo listo para su inauguración, un 18 de julio de 2014. La preparación de la casa incluyó intensos trabajos de restauración del edificio, respetando su fachada y diseño original; recolección y restauración de objetos con historia; elaboración de cartelería; etc.

El Museo contiene numerosos objetos donados por vecinos de nuestra comunidad, que decidieron compartir un pedacito de la historia de sus familias. Estos objetos nos hablan de las personas que los usaron: de sus costumbres, sus hábitos sociales, su modo de vida. Hay muebles, prendas de vestir, libros, fotos, juguetes, y elementos que se usaban para trabajar en el campo y para realizar las tareas de la casa. También están las valijas con las que nuestros abuelos llegaron a estas tierras. Esas valijas venían con pocas pertenencias, pero repletas de sueños y esperanzas.

Uno de los mayores valores que posee el Museo es la casa en sí misma, que pertenece a la familia Leikam. Esta casa nos cuenta la historia de cómo nuestros antepasados aprendieron a vivir y sobrevivir 100 años en Rusia: agrupándose en aldeas, cerrando sus construcciones con muros y haciendo las casas con ventanas pequeñas y sin puertas que den a la calle, de modo de poder protegerse del frío y de las tribus salvajes de Rusia.

De a poco, el modo de vivir y de habitar de nuestros antepasados fue cambiando, a medida que descubrieron que estas tierras los recibían con un clima y una población mucho más amigable. Pero la vida dura – la sacrificada experiencia en las estepas rusas – marcó mucho el carácter de nuestra gente, y todo esto lo podemos reconocer en la casa y los elementos que se conservan en el Museo.

Actualmente, el Museo se sostiene con apoyo de la Municipalidad de Valle María y espera la visita de todos quienes quieran conocer un poco más sobre nuestra historia y cultura.

 

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here