- Publicidad -

Exitosa propuesta en el escenario natural de la Chacra 100.

 

- Publicidad -




Como se había anunciado, los días viernes 20 y sábado 21 de noviembre Valle María permitió disfrutar de dos noches repletas de historia, en el inigualable escenario de la Chacra 100, lugar que fue punto de partida de la historia en estas tierras.

Cada año en esta fecha se celebra la tradicional “Noche de los Museos”, en la que se invita a recorrer los distintos museos de las ciudades y a participar de diversas actividades durante toda la noche.

Este año, debido a la situación particular que atraviesa el país y el mundo, fue necesario repensar este acontecimiento. Y para no perder esta fiesta, se decidió mudarla al aire libre.

Vecinos y visitantes pudieron recorrer las instalaciones tan particulares de la Chacra 100, observado la muestra fotográfica “Instantes de nuestra memoria” y transportarse a la vida de los antepasados a través de diversos objetos antiguos, que dicen mucho sobre sus costumbres y formas de vida. Uno de los objetivos de este evento fue poner en valor este sitio tan importante, que fue donde llegaron nuestros antepasados, trasladados desde Diamante, en enero de 1878.

La música y el bello paisaje de la Chacra 100 brindaron el entorno ideal para disfrutar de la noche y los puestos de bebidas y comidas.

Los objetos expuestos pertenecen al Museo Regional Hilando Recuerdos, una casa donde se atesoran objetos, recuerdos e historias de vida de quienes llegaron a estas tierras y – con sacrificio, trabajo y amor – hicieron grande a nuestro pueblo. Nació por iniciativa y gracias al esfuerzo del grupo de baile Raíces Alemanas, y se sostiene con apoyo de la Municipalidad.

Contiene numerosos objetos donados por vecinos de nuestra comunidad, que decidieron compartir un pedacito de la historia de sus familias. Estos objetos nos hablan de las personas que los usaron: de sus costumbres, sus hábitos sociales, su modo de vida. Hay muebles, prendas de vestir, libros, fotos, juguetes, y elementos que se usaban para trabajar en el campo y para realizar las tareas de la casa. También están las valijas con las que nuestros abuelos llegaron a estas tierras. Esas valijas venían con pocas pertenencias, pero repletas de sueños y esperanzas.

 

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here