El presidente Beltrán Cepeda confirmó que el gobierno provincial garantizará la ayuda necesaria para que el servicio se siga ofreciendo en la Asociación Deportiva y Cultural.

 

- Publicidad -

Como explicamos días atrás en esta página, numerosos clubes de la provincia comenzaron a recibir la facturación del servicio de gas natural del último período, que ya refleja un mayor consumo en el caso de los que cuentan con pileta climatizada.

Algunos se mostraron alarmados por los altos importes que deben afrontar, y muy preocupados por las boletas que recibirán en los próximos meses, en los que necesariamente el uso de esta energía se incrementa aún más debido a las bajas temperaturas, y en las que pagarán montos más altos debido a la suba del dólar y el gasto del transporte, que provocará aumentos de hasta un 50%, aunque el gobierno nacional haya anunciado hace un mes el congelamiento de las tarifas.

Son muchas las instituciones deportivas que arrastran deudas con la distribuidora provincial, y aunque redoblan los esfuerzos no logran cancelarlas. Una de las que se mostró seriamente comprometida fue la Asociación Deportiva y Cultural, cuya decisión de cerrar la piscina climatizada, al menos por dos meses, por no poder afrontar los altos costos que requiere su funcionamiento, generó una enorme repercusión medática incluso en los medios provinciales.

El presidente de la Asociación Deportiva y Cultural, Beltran Cepeda, dialogó esta semana con nuestra emisora y comentó que “Impactó mucho la noticia, tal vez por el momento político que se atraviesa, a días de las elecciones provinciales. La realidad es que a la pileta nosotros cada dos años la cerrábamos para hacer tareas de mantenimiento. Pero esta vez es también es por los costos, por venir atrasados con el pago de las boletas del gas y por no querer acumular más deudas”, dijo.

Como punto de comparación, explicó a FM Sol 107.9 que “Entre lo que pagábamos y pagamos ahora hay mucha diferencia. La secretaria de nuestra institución hizo un informe y, por ejemplo, en iguales periodos, en 2016 pagábamos 25.000 pesos y en 2018 abonamos 112.000 pesos. La diferencia es grande. Ese impacto no lo podemos trasladar ni a los socios ni a las escuelas. Entonces decidimos que en la época del año en la que más consumo de gas tenemos, por lo que se necesita generar para lograr una buena temperatura en el agua, con más trabajo de las calderas, lo mejor es cerrar, porque no podemos soportar esos costos. Ya adeudamos facturas anteriores y el golpe de junio y julio no lo vamos a poder soportar. Previo a reuniones con la comisión y a un exhaustivo análisis, tomamos la decisión de cerrar”.

 

Clubes en problemas

La realidad es que no solo Cultural tiene problemas. Pero no en todos lados las soluciones son tan complejas. “Hay situaciones parecidas en otros lugares de la provincia, pero con realidades diferentes. Paracao de Paraná, por ejemplo, atraviesa una situación parecida pero con la salvedad de que su cuota social es de $1.500, y acá, en nuestro caso, el grupo familiar paga $350. Paracao cobra alrededor de $1.200 a los chicos para nadar, y nosotros a los chicos de las escuelas les cobramos entre 250 y 300 pesos. Entonces tienen prácticamente los mismos costos fijos, pero el ingreso es muy superior. Esos precios acá no los podríamos tener, es inviable para nuestra sociedad”.

Reconoció que “Las instituciones deportivas terminan subsidiando gran parte de los costos siempre. La realidad es que no es lo que se debería pagar lo que se cobra, y lo mismo pasa con las actividades deportivas. Pero se prioriza el rol social y los costos bajos para que las familias se acerquen a las instituciones”.

 

Cuotas atrasadas

Al describir el momento económico de los clubes, que no escapa a la realidad social que complica a muchos argentinos, Cepeda indicó que “Con estos golpes que nos fueron dando desde el punto de vista económico las cuotas sociales quedaron atrasadas y no es casual, ya que somos conscientes de que no se pueden trasladar directamente. Tenés que ir retocando la cuota cada seis meses, pero si la retocás mucho también tenés una desafiliación masiva y se te genera un nuevo problema”.

“No hay un valor de referencia. A la hora de decidir un valor, lo que hacemos es, con sentido común, sentarnos con el contador y el tesorero, ir evaluando, analizando lo que pasa socialmente y amoldarnos. Pero sabemos que la gente recorta algunos gastos y aparece ahí la cuota del club entre los primeros gastos a sacar inevitablemente. La gente no puede dejar de comer, pero sí puede cortar el cable o dejar de pagar una cuota societaria. Prioriza y es lógico que así sea”, agregó.

 

Soluciones

Después del revuelo que generó la noticia, afortunadamente llegaron soluciones. “Nos reunimos con el secretario de Deportes de la Provincia, José Gómez, el lunes de esta semana a la mañana, y nos vinimos con el compromiso de que él no quiere que se cierre la pileta climatizada de nuestra institución. Nos dijo que va a hacer el máximo esfuerzo para que todas las piletas climatizadas, de los quince clubes de la provincia que tenemos todos los papeles en regla, sigamos brindando el servicio. Nos dijo, concretamente, que el lunes 10 de junio nos entregará un aporte y luego vendrá otro más, y hasta está la posibilidad de asegurar un aporte mensual para los natatorios, una ayuda que sería nueva, que no estaba”, dijo el presidente de la entidad Celeste.

Recordó que “Con José Gómez y la Federación Entrerriana de clubes tuvimos reuniones con Enersa, con Gas Nea, con diputados nacionales, siempre buscando soluciones. Con el gas todavía no la encontramos lamentablemente. La tarifa es de la Nación, eso me parece importante aclararlo, porque a nosotros nos ayudan mucho tanto la Municipalidad como la Provincia. Pero las decisiones vienen de más arriba y las soluciones por ahora no las encontramos. Le entregamos una nota al ministro del Interior Rogelio Frigerio, solicitando una revisión de las tarifas. Hicimos gestiones de todo tipo, pero mucho no se pudo avanzar, más allá del programa Mi Club y la idea que tenían ellos de ayudar con un reintegro del 40 por ciento. Pero siempre explicamos que nosotros no podemos esperar ocho meses a que llegue el dinero, porque los gastos los tenemos ahora, y el dinero lo necesitamos ahora, en tiempo presente. La política nacional no prioriza al deporte. Muchos que toman decisiones están en otra realidad o no comprenden el trabajo que hacen los clubes”, lamentó.

Muchas veces la realidad desespera, y ocurren cosas que no trascienden, pero que marcan la señal de alarma que tienen los clubes y quienes tienen la pesada carga de tomar decisiones. “Nos pasó hace poco que un dirigente sacó 30.000 pesos de su bolsillo y solo así pudimos pagar sueldos, por ejemplo. A ese punto llegamos. Son cosas que suelen pasar pero que no deberían pasar. Desde el gobernó nacional no lo ven o no les interesa. Ahora cerramos las piletas, pero si el club cerraría sus puertas ¿qué hace esa parte de la sociedad crespense? El subsidio no es un favor, eso es lo que deben entender, porque a muchos lamentablemente les falta sensibilidad. Es a nivel nacional el problema, porque reitero que tanto la Provincia como la Municipalidad siempre colaboran”.

Por último, resaltó que “Siempre hay manos que aparecen para ayudar. Pero nosotros nos movemos, gestionamos en forma permanente. Ahora lanzamos otra vez la carpeta de macro sponsors, con muchas empresas que siguen y otras nuevas que se suman al proyecto, y lo hacen a pesar de que el momento es complicado para todos en materia económica. Valoramos y agradecemos esos gestos”, dijo Cepeda, con la tranquilidad de un compromiso que hizo la Provincia y que permitirá que las piletas, más allá de todo, sigan funcionando.

Deja un comentario