Cristina Zamero brindó detalles de los preparativos para una nueva edición de la Colonia Integradora Sumando Pasos. Analizó la coyuntura económica nacional y cómo repercute en Cultural, que suma proyectos, iniciativas y sueños.

- Publicidad -

El 30 de agosto, en la sede social de la Asociación Deportiva y Cultural, se llevó a cabo una reunión entre dirigentes del Celeste y diferentes profesionales de la ciudad, con el fin de organizar la Colonia Integradora Sumando Pasos.

Decidieron que la Colonia irá desde el 17 de diciembre de 2018 hasta el 1º de febrero de 2019. Las inscripciones serán el 4 y 6 de diciembre de 16:30 a 19:30 en las instalaciones de Cultu. La reunión informativa para los padres se llevará a cabo el 13 de diciembre desde las 20:30.

Diez años de trabajo

Uno de los datos más importantes es que este año la Colonia cumplirá 10 años, por lo tanto ya se están preparando diferentes sorpresas para festejar. “Es un orgullo para nuestro club la Colonia. Ya estamos trabajando para que sea una temporada diferente, con sorpresas para los chicos y para los padres”, dijo Cristina Zamero, revisora de cuentas titular en la comisión directiva que preside el Dr. Beltrán Cepeda, además de coordinadora del sector de Piletas de la entidad.

Recordó que “Hay chicos que vienen hace diez años a la Colonia. Es mucho tiempo, el comienzo no fue tan fácil, lógicamente había dudas de cómo reaccionaría la comunidad. Teníamos la Colonia del club y una para chicos con discapacidad. Los mismos profesores se dieron cuenta de que a la hora de la merienda se integraban, compartían juegos, la comida, un jugo. Así surgió la idea. Siempre hubo un lugar para los chicos con discapacidad en el club”.

Agregó que “Al surgir la Colonia integrada pasó lo que pensábamos: algunos lo tomaron bien y otros no, hubo padres que retiraron a sus chicos, por ejemplo, incluso papás de chicos integrados. Pero fueron más los que se integraron que los que se fueron, así que el balance fue y es positivo”.

Zamero opinó que “Hay una evolución en el pensamiento, empezamos con alrededor de 15 chicos y hora tenemos 35, y nos quedamos sin lugar. No podemos brindar todo el espacio que quisiéramos, tenemos que poner un cupo para trabajar de manera responsable, siendo de alrededor de 150 chicos en total”.

Sobre el trabajo que desarrollan, comentó que “Nada es improvisado, tenemos un plantel grande de profesores que trabajan de manera muy profesional. Y reforzamos en esa parte, naturalmente, porque se necesita más personal para atender una Colonia Integradora. Tenemos también estudiantes de carreras afines que se suman, como kinesiólogos o psicopedagogas, por ejemplo”.

Festejos sabatinos

El sábado 8 de septiembre tuvo rotundo éxito la cena que organizó Cultural, que contó con una multitudinaria convocatoria. “Tuvimos más de trescientas personas, nos vimos gratamente sorprendidos. Estamos agradecidos con todos los que colaboraron en las diversas funciones y a todos los que asistieron. Todo se hizo a pulmón, pero valió la pena. Fue una fiesta muy linda, estamos felices”.

Agregó que “Fue una chance de disfrutar de la gastronomía y la música, pero también de colaborar con el sueño de construir un nuevo salón polifuncional, un espacio cerrado para eventos familiares de socios y para actividades deportivas también. Tendrá un montón de funciones y le hará muy bien a la institución”.

Por último, reflexionó sobre la coyuntura económica que vive el país y dijo que “Las instituciones no estamos exentas de lo que pasa con el aumento de las tarifas, por ejemplo. En nuestro caso, tenemos cuotas muy bajas, por eso los socios siguen apoyando masivamente, pero no podemos incrementar mucho el precio, aunque debiéramos hacerlos, porque si no a mucha gente se le hace imposible abonar. Por eso absorbemos mucho desde la entidad, pero no es fácil”.

Planteó que “El incremento del gas, por ejemplo, genera todo un problema para la pileta climatizada. Siempre estamos gestionando alguna ayuda provincial o nacional, planteando que nuestra pileta no es solo del club, sino que la usa toda la ciudad. Cobramos una cuota muy accesible para que todos puedan participar. Muchos han aprendido a nadar, sabiendo la importancia que eso tiene para la vida, y no hablo solo de socios de Cultural, sino de integrantes de muchas instituciones de Crespo. Por eso hay que defender estos proyectos, cuidarlos, para que se pueda mantener de la mejor manera. El trabajo social de los clubes es cada vez más importante”.

Deja un comentario